La misión del Mustang Club Madrid (MCM) es ayudar a que todos sus socios y simpatizantes disfruten de la experiencia Ford Mustang. Established in 2018

Mustangs in Action: Valdemanco, si las piedras hablaran

Entre octubre de 1972 y marzo de 1973 se emitió en TVE bajo el título de “Si las piedras hablaran” una serie cultural de Antonio Gala, cuyos guiones posteriormente se transformarían en libro (1975), donde se hacía un recorrido por la historia de España a través de monumentos emblemáticos del Patrimonio Nacional.

La metáfora presente en el título, que atribuía propiedades humanas a las piedras, situaba a los edificios históricos como protagonistas y testigos de acontecimientos históricos relevantes, que a la vez guardaban silencio sobre todo lo visto, oído y vivido; como auténticos guardianes de secretos, quien sabe si en ocasiones inconfesables.

Esta personificación nos sirve de inspiración y punto de partida para continuar nuestro viaje hacia la sierra de Guadarrama, en esta ocasión, hacia el municipio entre montañas de Valdemanco, a los pies del Mondalindo y las Peñas del Hierro, que desde siempre ha guardado una estrecha vinculación con las canteras.

Nuestros Mustangs recorren juntos los 65 kilómetros por la A1 que nos separan desde la capital. Al llegar, las “piedras berroqueñas” nos abren camino hacia el interior de la población; municipio desde 1841. Desde su mirador podemos observar unas impresionantes vistas de la sierra norte de Madrid.

En Valdemanco, desde los años 50 del siglo pasado, el granito ha sido la piedra angular en la vida de los valdemanqueños y esto le ha dado una fisonomía y un aspecto característicos. Es el mismo granito que ha vestido los suelos de las calles de Madrid y que también se ha exportado a todo el mundo.

Nos encaminamos hacia la plaza de Nuestra Señora del Carmen, sede del ayuntamiento, donde nuestros ponies van a quedar estacionados, mientras descansan del camino. Cruzamos el puente sobre la antigua línea de ferrocarril entre Madrid y Burgos, y dejamos a nuestra izquierda el monumento de granito levantado en homenaje a los canteros (2003). A lo alto del pueblo la iglesia del siglo XVII dedicada a la patrona y también a San Roque.

Al llegar a la plaza nos saluda la estatua de un abuelo. Día de calor, así que aprovechamos para refrescarnos en su fuente, con su peculiar grifo en forma de ardilla. Se trata de una espectacular plaza en piedra, como no podía ser de otra manera, rodeada de unas vistas magníficas; e igual de magníficos lucen nuestros Mustangs en ella.

En esta ocasión, uno de los establecimientos emblemáticos del municipio, La Posada del Grillo, se encuentra cerrada - que también Luís, su dueño, se merece unas vacaciones - pero os recomendamos que la visitéis. Dejamos nuestros coches vigilados por los gatos de la plaza.

Ahora les toca reponer fuerzas a los conductores, así que nos dirigimos al Bar La Alegría para hacer un alto en el camino. Protegidos por la sombra, nos disponemos a hacer uso de la sana costumbre del aperitivo antes de la hora de la comida que cada vez está más cerca. Entre bebidas, patatas bravas, aceitunas y torreznos, un rato de charla desenfadada para ponernos al día de los acontecimientos del mes de agosto; y saludo a las autoridades que amablemente nos reciben. El servicio eficaz nos acerca rápidamente las bebidas… habrá que tomarse otra, ¿no?

Esto ya no hay quien lo pare, se nos ha abierto el apetito; ahora toca comer con mayúsculas. Estamos en la sierra de Madrid y casi todos tenemos una sola idea en mente: un asado. Un paseo de cinco minutos y ya hemos llegado al lugar elegido: El Cerrillo – “Casa Santos”. Allí nos espera Santi, segunda generación de restauradores que comenzaron su actividad en 1985 en una pequeña taberna en el centro del municipio; hoy se ubican en el cerro de donde toman su nombre. Su especialidad, los asados de cabrito, cordero, o cochinillo al horno de leña.

La situación privilegiada de nuestra mesa junto al ventanal del salón nos permite contemplar una vista magnífica del paisaje empedrado. Los entrantes variados de matanza son la antesala del cabrito asado, acompañado de unas ensaladas con los productos de la huerta de la casa. ¿Qué más se puede pedir? Está claro, el postre; todos caseros y magníficos, especialmente la tarta de queso… para morirse.

Se acabó lo que se daba, no damos más de sí; hay que recoger a nuestros ponies y reemprender camino de vuelta a Madrid. ¡Qué perezón¡, con lo bien que se está en Valdemanco. Haced un hueco y comprobadlo; no dejéis que os lo cuenten.

Queremos agradecer la colaboración inestimable para la realización de este evento a las siguientes instituciones y personas: al
Excelentísimo Ayuntamiento de Valdemanco, a su alcaldesa Déborah Molina Rodríguez y a Luís Navarro García, Concejal de Urbanismo y Medio Ambiente, Subvenciones, Servicios Públicos y Cultura y Deporte, por darnos todas las facilidades y ayuda para su organización; a Marcela del Bar La Alegría, por tratarnos tan bien; y a Santi del Restaurante El Cerrillo – Casa Santos, por dejarnos degustar un menú digno de los más exquisitos paladares. A todos, ¡gracias!

Banda sonora del artículo: los paisajes de Valdemanco en la Sierra de Guadarrama nos remiten a la obra del irlandés Davy Spillane, miembro fundador de Moving Hearts, virtuoso de la gaita irlandesa (uilleann pipes) y del low whistle, quien en 1994 grabó con Moya Brennan (Máire Ní Bhraonáin), fundadora junto con sus hermanos y tíos del grupo de Donegal Clannad y hermana de Enya, la canción A place among the stones, para el segundo álbum de Moya en solitario Misty Eyed Adventures (1995) y el quinto de Davy también titulado A place among the stones (1995).

La voz íntima de Moya y la musicalidad de la gaita de Davy verdaderamente resuenan entre las piedras, transportándote a paisajes infinitos donde no importa el tiempo y las montañas son las verdaderas protagonistas. Un remanso de tranquilidad y paz para los sentidos; senderos empedrados que se funden con el horizonte al atardecer.

Super fotos powered by Ismael Triviño.


Galeria de fotos...

Mustangs in Action

No hay comentarios

Publicar un comentario