La misión del Mustang Club Madrid (MCM) es ayudar a que todos sus socios y simpatizantes disfruten de la experiencia Ford Mustang. Established in 2018

Le Mans ’66 en Kinépolis, Madrid

Este mes de noviembre, por fin, se ha estrenado en toda España la esperada Le Mans ’66 (Ford vs. Ferrari, 2019) y, con este motivo, nos hemos subido a los ponies y los hemos llevado a disfrutar de las aventuras de su “hermano mayor de establo”, el GT 40, y del cine con mayúsculas en Kinépolis de Ciudad de la Imagen.

Esta esperada producción para los amantes del motor narra la amistad entre el piloto Ken Miles y Carroll Shelby, ex piloto y constructor de deportivos, y el proyecto que les unió: la construcción de un coche capaz de ganar a Ferrari en las 24 horas de Le Mans.
Shelby, ganó como primer conductor en 1959 en Le Mans formando pareja con el británico Roy Salvadori a los mandos de un Aston Martin DBR1 de cabina abierta; y con el equipo de Milles y el resto de ingenieros ayudó a desarrollar el mítico GT 40 que ganaría cuatro veces consecutivas esa carrera (1966 – 1969) y convertiría a Ford en el primer constructor norteamericano en hacerse con la victoria.


Nuestros Mustangs han podido disfrutar de las magníficas instalaciones de Kinépolis Madrid desde la misma entrada principal del recinto, donde han quedado aparcados bajo la atenta y vigilante mirada de su personal durante toda nuestra estancia.

Kinépolis que abrió sus puertas en 1998 obtuvo el Record Guinness al complejo cinematográfico con mayor número de butacas. El día estaba frío y, en esta ocasión, la idea era disfrutar de Le Mans ’66 calentitos en la sala 25, la más grande, con capacidad para 1016 personas, sonido envolvente y calidad de imagen digital.


Pero antes, como la película prometía emociones fuertes había que prepararse y para ello nada mejor que hacer tiempo cenando antes en uno de sus restaurantes. Comida americana en esta ocasión, como corresponde a la temática de la cinta. Y de postre, como no hay peli de cine que se precie sin algo que picar, un combo de refrescos y palomitas son la guinda para una sesión redonda.

Tras dos horas y media de metraje que han pasado en un suspiro, nos dirigimos a recoger a nuestros Mustangs mientras intercambiamos opiniones sobre la velada. Todo ha salido perfecto y los ponies colmados de atenciones; habrá que volver otro día.

Mustangs in Action

No hay comentarios

Publicar un comentario