La misión del Mustang Club Madrid (MCM) es ayudar a que todos sus socios y simpatizantes disfruten de la experiencia Ford Mustang. Established in 2018

Mustangs in Action: San Lorenzo de El Escorial, la Navidad está aquí

La llegada de la navidad es una época del año que nos hace percibir la realidad de forma diferente y que nos reencuentra con aquel tiempo en el que fuimos niños. Es una época de dar y recibir, de balance y de nuevos propósitos y, sobre todo, de luz y de color. Sacamos los adornos que han estado guardados todo un año y ponemos el árbol imaginando que vendrá la nieve y, también quién sabe, quizá un trineo tirado por renos.

Nuestros Mustangs tirados por caballos habrán de dirigirse, en esta ocasión, a un lugar especial donde se sienta que, por fin, llegó la navidad; y ese lugar es el Real Sitio de San Lorenzo de El Escorial, localidad fundada originalmente en tiempos de Carlos III.

A escasos kilómetros encontramos esta joya del patrimonio de la Comunidad de Madrid llena de historia, en la sierra de Guadarrama, al pie del monte Abantos y Las Machotas, que alberga su famoso Monasterio renacentista construido en tiempos de Felipe II, a finales del siglo XVI. El Real Sitio y su Monasterio son Patrimonio de la Humanidad declarado por la Unesco en 1984 y Bien de Interés Cultural como territorio histórico desde 2006.

Llegamos al municipio tras un agradable paseo, aunque, a decir verdad, ¿qué paseo no es agradable a lomos de un Mustang? Al llegar, la primera sorpresa, el lugar elegido por la corporación municipal para aparcar nuestras monturas: el parque de Felipe II; un bello rincón de tranquilidad con unas hermosas vistas, muy próximo al Monasterio.

Pero, en esta ocasión, nuestra mirada está puesta en otros atractivos del municipio. Una de las ventajas de San Lorenzo de El Escorial es que, a lo largo de un perímetro no muy grande, guarda la mayor parte de sus encantos.
En primer lugar, nos dirigimos hacia las Cocheras del Rey situadas en la calle del mismo nombre y construidas en 1771, en tiempos de Carlos III. Nos proponemos visitar un lugar lleno de historia, viajar en el tiempo y descubrir los orígenes de aquellos vehículos movidos por caballos de cuatro patas, antepasados de nuestros ponies; los carruajes, las berlinas, las limusinas…

Como todo viaje que pretende llegar a alguna parte, el conocimiento de los caminos y recorridos es imprescindible y este lugar, además de carruajes, guarda libros, documentos diversos y mapas de la época que debían conocerse para llegar sanos y salvos al destino evitando a los salteadores de caminos. También hay trajes y utensilios de todo tipo relacionado con los viajes, la caza y los distintos oficios para la puesta a punto de vehículos y el cuidado de sus animales; tanto en el caso de los plebeyos como de los nobles según la temporada. En definitiva, un lugar lleno de historia que sorprende al visitante.

Terminada la visita, nos proponemos descubrir el otro motivo que nos trae hoy a esta localidad: su belén monumental con más de 500 figuras, que abarca cerca de 5000 metros cuadrados por todo el centro de la ciudad: la plaza del Ayuntamiento y las calles paralelas entre Floridablanca y la Calle del Rey, las plazas de San Lorenzo y Jacinto Benavente. Una bonita iniciativa que arrancó hace ahora 23 años de la mano de Mariano “Pardito” su diseñador.

En navidad, pasear por las calles de San Lorenzo de El Escorial es hacerlo por la antigua Judea, por Belén, y descubrir en cada rincón personajes de la vida cotidiana de hace siglos; habitantes, legionarios romanos, animales variopintos, un mosaico de escenas de época a tamaño natural que vienen a nosotros por estas fechas.

Tras asistir al momento de la inauguración del belén y los discursos de las autoridades, disfrutamos de un repertorio de villancicos populares con el aperitivo. Misión cumplida, el día exacto a la hora precisa. Nos disponemos a desandar camino y con nuestros ponies llegar a nuestro próximo destino en el bosque de La Herrería, entre robles, fresnos y encinas.

Así llegamos al Real Club de Golf La Herrería, uno de los Clubes más bellos y prestigiosos de Europa, en un entorno privilegiado y desde donde se puede disfrutar de la naturaleza del Real Sitio y de unas vistas espectaculares de su Monasterio y del skyline de Madrid.

En esta ocasión no hemos venido a jugar al golf, sino a disfrutar de nuestra comida de navidad en el Restaurante La Herrería que pondrá fin a un año lleno de actividades, que nos ha permitido conocer a nuevos amigos.

Su decoración navideña nos da la bienvenida, y nos aguardan su gran salón y comedor principal con chimenea que se agradece, aunque el sol continúa brillando y calentando tras los cristales. Ya a la mesa, todos juntos y con vistas a la terraza, los platos se van sucediendo; los entrantes para compartir, el plato principal y el postre; todo perfecto y muy cuidado.

La sobremesa se alarga, llega la tarde y el sol va cayendo, pronto, como es costumbre en esta época del año. Unas breves palabras para terminar y, con los mejores deseos para el año próximo, montamos en nuestros Mustangs de vuelta a casa. Sin duda un broche de oro para un año magnífico.


Queremos agradecer la colaboración inestimable para la realización de este evento a las siguientes instituciones y personas de San Lorenzo de El Escorial: al Excelentísimo Ayuntamiento de San Lorenzo de El Escorial, a su alcaldesa Carlota López Esteban; a Pilar Parla Gil, Concejal delegada de Mujer e Igualdad de Oportunidades, Inmigración, Mayores, Sanidad, Turismo, Participación Ciudadana, Bibliotecas y Escuela de Música y Danza y Régimen Interior; y a Eva López, Gerente de Turismo, por darnos todas las facilidades para su organización, así como a la Policía Local del municipio; al Museo Cocheras del Rey por descubrirnos sus joyas y los antepasados de nuestros Mustangs; y al Restaurante del Real Club de Golf La Herrería por hacernos sentir como en casa en estas fechas tan entrañables. 
A todos, ¡GRACIAS!



Banda sonora del artículo: estas fechas próximas a la navidad traen a nuestra memoria las canciones de uno de los más grandes crooners o cantantes melódicos de todos los tiempos: Dean Martin.

Dean Martin, nacido en EE.UU. como Dino Paul Crocetti, era el menor de dos hermanos, hijo de inmigrantes italianos; fue actor, pero sobre todo cantante, apodado “The King of Cool” (como Steve McQueen); pareja cómica de Jerry Lewis durante años; y miembro del famoso “Rat Pack”, considerada como la élite de Las Vegas, que capitaneaba Frank Sinatra, y también componían Sammy Davis Jr., Joey Bishop y Peter Lawford (cuñado del ex presidente John Fitzgerald Kennedy). Este grupo de actores protagonizaron La cuadrilla de los once (1960), cuyo remake hizo George Clooney como Ocean’s eleven en 2001, con sucesivas secuelas.

Su voz aterciopelada enamoró a varias generaciones y nos dejó éxitos imperecederos como, por ejemplo, su versión de Volare, o como Everybody loves somebody (que podemos leer en su epitafio), etc., canciones que incluso apearon a los Beatles del número de las listas de éxitos. Tras una extensa carrera en la música, el cine y la televisión, apenado por la muerte de su único hijo varón Dean Paul Martin (Dino), capitán de la Guardia Nacional en accidente del avión que pilotaba (1987), su voz se apagó el día de navidad de 1995.

Es precisamente una de sus canciones más famosas la banda sonora de nuestro artículo, donde nos describe cómo en estas fechas, al pasear por Hollywood Boulevard, observa que suceden cosas extrañas, los escaparates se transforman en resplandecientes países de las hadas, las esquinas se llenan de árboles con luces y todo el mundo parece estar rodeado de un brillo especial. Así que como nos dice Dino: ”¿Sabes algo?, It’s beginning to look like Christmas”.


Mustangs in Action

No hay comentarios

Publicar un comentario