La misión del Mustang Club Madrid (MCM) es ayudar a que todos sus socios y simpatizantes disfruten de la experiencia Mustang. Established in 2018

Villa de Torrelaguna, tierra de sabiduría y milagros


Cuenta la tradición oral popular que mientras san Isidro Labrador rezaba, sus bueyes araban y realizaban las labores solos.

Mustang Club Madrid en la Villa de Torrelaguna
Visitamos este mes la villa de Torrelaguna, a escasos 60 kilómetros de Madrid, cuna del cardenal Cisneros, donde vivieron san Isidro Labrador y santa María de la Cabeza. Declarada Monumento Histórico Artístico Nacional en 1974 y escenario de producciones cinematográficas como “Orgullo y pasión” (1957) protagonizada por Cary Grant, Frank Sinatra y Sofía Loren, “El turismo es un gran invento” (1968), la serie histórica “Isabel” (2012) o “Todos lo saben” (2018).


Villa independiente desde 1390, lugar de cultura y encuentro de judíos, musulmanes y cristianos, su mayor prosperidad se produjo en la época del cardenal Cisneros quien impulsó gran parte de su desarrollo.

El cardenal Cisneros
Gonzalo Jiménez de Cisneros, nacido en Torrelaguna (1436), es conocido como fundador de la Universidad de Alcalá en 1499, que posteriormente recibiría el nombre de Universidad Complutense de Madrid, y sería refundada en 1981 recuperando su nombre original.

El actual ayuntamiento también fue fundado por el cardenal Cisneros - cuyo escudo puede verse en su muro exterior - en 1514 como pósito o almacén de grano para las épocas de escasez, también fue cárcel, escuela de primaria, biblioteca y estación de telégrafos.

Otras contribuciones de Cisneros a Torrelaguna fueron la torre y portada principal de la iglesia catedralicia de santa María Magdalena, la fundación de un hospital, la conducción del agua, el convento franciscano de la Madre de Dios, además de obras benéficas y mecenazgos generosos.

Edificios religiosos
Entre el rico patrimonio histórico-cultural de Torrelaguna, su joya más destacada es la Iglesia catedralicia de santa María Magdalena (s. XV-XVII), monumento histórico artístico (1983), bien de interés cultural y exponente del estilo gótico isabelino, donde resalta su retablo del altar mayor de estilo churrigueresco (1752), atribuido a Narciso Tomé. En su interior se encuentran las capillas de la Anunciación, la de san Gregorio, la bautismal nueva y la de san Felipe.


También caben señalar el convento de las Carmelitas de la Caridad de finales del siglo XIX que fue fundación benéfica para la enseñanza de niños pobres, financiado por los hermanos Montalbán.

El monasterio Franciscano de la Madre de Dios fue fundado por el cardenal Cisneros hacia 1512; de él se conservan algunos restos, y fue el centro de una importante actividad intelectual hasta su destrucción durante la Guerra de la Independencia.

El convento de las Concepcionistas Franciscanas Descalzas, fue fundado por Hernán Bernaldo de Quirós y su esposa Guiomar de Berzosa hacia 1560; se conserva su fachada y el sepulcro de los fundadores en el interior.

Casas y palacetes
Torrelaguna destaca también por sus palacios, como el palacio Arteaga, de los siglos XVII y XVIII, de estilo clasicista. Del palacio Salinas, del siglo XVI, se conserva la fachada y su puerta renacentista; se asocia al taller de Gil de Hontañón. También, la portada de los Quirós, del siglo XV, daba paso al patio de la casa de los Bernaldo de Quirós; y la casa Vargas o casa de san Isidro, mantiene su fachada renacentista de piedra, decorada con un escudo de armas.

Agradecimientos
Así concluye nuestra visita a Torrelaguna, alma mater del espíritu universitario que impulsó el cardenal Cisneros. Queremos agradecer la colaboración inestimable para la realización de este evento al Excelentísimo alcalde de la villa de Torrelaguna, Eduardo Burgos García, a su concejal de Turismo, Pedro García de las Heras y, especialmente, a Verónica Miguel Pilar por abrir nuestro conocimiento a su patrimonio e historia. A todos, ¡gracias!

Banda sonora del artículo
La iniciativa del cardenal Cisneros de crear la Universidad de Alcalá, centro de referencia académica entre los siglos XVI y XVII, que surgió a partir del Studium generale promovido por Sancho IV de Castilla (1293), nos trae a la memoria el himno estudiantil por excelencia: el Gaudeamus igitur (“Alegrémonos pues”), al que en origen se denominó De brevitate vitae (“Sobre la brevedad de la vida”).

De origen y compositor desconocido, pudiera ser del siglo XIII y su melodía de 1782, es un canto a la alegría y al espíritu universitario ante la brevedad de la vida. En verdad, muy acorde con las circunstancias que en estos tiempos inciertos nos ha tocado vivir. Tempus fugit.

No hay comentarios

Publicar un comentario